El Reto de los 30 Días

En el año 2011 realicé el llamado “Reto de los 30 Días” y fui publicando en mi página de facebook el resultado de cada día como una nota. Aprovecho esta oportunidad para colocarlo todo completo como una entrada en mi blog. Espero disfruten el resultado:

Siguiendo la sugerencia de Susana Sussmann, voy a tratar de hacer el “Reto de los 30 Libros”, como es reflejado en el blog http://treintalibros.blogspot.com/, aunque probablemente “flexibilizando” el ejercicio porque no sé si pueda cumplir con todas las condiciones.

Así que, sin más, vamos a ver cómo sale:

Día 1: Uno que leyó de una sentada.

Anochecer – Robert Silverberg & Isaac Asimov.

No fue en una sentada, sino dos. Lo leí en dos noches, y es una de las mejores novelas que he leído en mi vida. Es el tipo de libro que no puedes parar porque necesitas saber imperiosamente qué sucede en el siguiente capítulo.

En resumen, la novela trata sobre una civilización “extraterrestre” que vive en un planeta llamado Kalgash, en un sistema solar que cuenta con seis soles, y por lo tanto, en ese planeta no se hace de noche nunca. La oscuridad total no existe, y por lo tanto desconocen la existencia de las estrellas nocturnas.

Durante la novela se revela que un evento astronómico que ocurre una vez cada dos mil años aproximadamente, un eclipse, sumirá al planeta en la oscuridad total. Los científicos pronostican que tal hecho llevará a la civilización a un estado de locura pues nunca han experimentado tal oscuridad…

Bueno, por allí va la cosa.

Esta novela, además, la leí hace muchos años y fue uno de mis primeros acercamientos a la literatura de ciencia ficción. Sin duda, fue una buena manera de comenzar

Vale la pena mencionar finalmente que esta historia fue escrita en forma de novela por Robert Silverberg, basado en el cuento de Isaac Asimov del mismo nombre. En su momento, el cuento “Anochecer” fue considerado el mejor cuento de ciencia ficción escrito en la historia, o algo así.

Mucho más alimento para el ego de Asimov XD.

Día 2: Uno que se haya demorado mucho en leer.

Shogun, James Clavell.

Esta novela tardé cerca de mes y medio para leerla. No es que fuera mala ni nada parecido, por el contrario, me pareció una novela excelente. La cosa es que la edición que yo leí, al menos, eran de dos tomos como de 600 páginas cada uno. La leí cuando era adolescente y en ese entonces me intimidaban las novelas largas. Supongo que por eso tardé tanto.

La novela narra la historia del marinero John Blackthorne, que es capturado por los japoneses (alrededor del año 1600) cuando su barco encalla en las playas de japón. A lo largo de la historia se desarrolla una relación entre él, y el regente local, Toranaga, mientras este último se convierte en el Shogun de Japón. Podría decirse que se trata de una novela de aventuras, con un fuerte contenido histórico, y sobre todo con muchas descripciones y explicaciones de las costumbres y cultura japonesas de la época.

Es sobre todo interesante y divertido vivir, si se quiere, la transformación de Blackthorne desde que es un marinero desaliñado, ordinario y hediondo, hasta convertirse en un guerrero bien arreglado, perfumado y muy acostumbrado a las maneras japonesas. (De hecho, una historia bastante similar sucede en la película El Último Samurai). También es memorable la historia de su relación amorosa con Mariko, una mujer casada con un peligroso samurai.

Por último, recuerdo muy bien la anécdota de la novela en la que, como los japoneses no podían pronuciar el apellido Blackthorne, deciden llamarlo Ang-Jin, que significa “piloto” o “marinero”, de modo que durante la historia se refieren a él como Ang-Jin San.

Recomiendo la novela, sobre todo para quienes sienten admiración e interés por la cultura japonesa y sobre esa época de samurais, señores feudales y geishas.

Día 3: Uno que sea un placer culposo.

Proyecto Libro Azul. Brad Steiger.

Otro libro de mi adolescencia. En este caso se trata de un placer culposo porque en esa época, cuando todavía no había estudiado Física y por lo tanto, era mucho más crédulo sobre cualquier cosa, pues el material del libro me encantó y me pareció full Expedientes X.

El libro, básicamente es un dossier completo de una serie de estudios que realizara la Fuerza Aérea de los Estados Unidos sobre avistamientos de OVNIs. Dicho estudio se llamó Proyecto Libro Azul, y duró desde 1952 hasta 1970. El objetivo del estudio era tratar de verificar el origen de los OVNIs y determinar si estos representaban o no una amenaza a la seguridad de los EEUU (para variar, los EEUU encontrando amenazas en cualquier cosa).

Lo que todavía hace a este libro un placer culposo, es que cuenta con fotografías de supuestos OVNIs, testimonios de testigos, material “desclasificado”, planos de ingeniería, y hasta el supuesto cuestionario que la USAF le hacía a los testigos de OVNIs o Abducidos. Es decir, como mencioné antes, el libro parece sacado de Expedientes X.

No sé si la información del libro es verídica o es puro cuento, pero como sea, no puedo evitar el encontrarlo curioso e interesante, aún hoy en día.

Día 4: Uno que le gusta a todos menos a usted.

La mano izquierda de la oscuridad. Ursula K. Le Guin.

Se trata de una novela escrita por Ursula K. Le Guin, publicada en 1969, y ganadora de los premios Hugo y Nébula. Dentro del extenso trabajo de Le Guin, siempre se repite constantemente que este es una de sus mejores novelas y siempre es considerada como un referente de su obra, de y la ciencia ficción en general.

Pues la verdad, yo comencé a leerla, y me pareció tan pero tan pero tan aburrida, que ni siquiera la pude terminar. En alguna oportunidad la tomaré de nuevo para leerla completa, por respeto a la autora, y porque tal vez mi percepción sobre la novela cambie para ese momento, no lo sé.

En resumen, y tomado de la Wikipedia porque hasta me aburre relatar lo que leí en su momento, la novela trata de: “…es el relato de los esfuerzos de Genly Ai, representante de la federación galáctica de mundos (el Ekumen), para incorporar el mundo de Gueden a la sociedad galáctica.”

“Esta controvertida novela trata del género y la sexualidad a través de los ojos de un terrestre llegado al planeta Invierno, colonia en la que los habitantes han mutado a hermafroditas capaces de cambiar de sexo.”

Como dije, ya veré cuándo le doy una segunda oportunidad a la novela y la leo de nuevo. Recientemente leí “El nombre del mundo es bosque”, de la misma autora, y me pareció excelente y entretenida.

Mientras tanto, “La mano izquierda de la oscuridad” me sigue pareciendo aburrida, muy aburrida… aburrida… y en Invierno siempre es invierno, y siempre hace frío, y siempre está nevando, y es aburrida, y todo es blanco y hace frío… y es aburrida XD

Día 5: Uno de viajes.

Ciclo de Tschai, El Planeta de la Aventura. Jack Vance.

No se trata en realidad de un libro, sino cuatro. Es una serie de aventuras de Jack Vance titulada “El Ciclo de Tschai”. Las novelas narran el viaje del capitán Adam Reith, el cual es enviado a investigar una señal de alarma enviada desde el planeta Tschai, anteriormente desconocido. En un ataque sorpresa, la nave madre es destruida y Adam Reith termina solo en el planeta, y con la necesidad de sobrevivir y regresar a la Tierra.

Durante su aventura, conocerá a cuatro razas extraterrestres diferentes, los Chasch, los Wankh, los Dirdir y los Pnume, y deberá sortear numerosos obstáculos para lograr éxito en su misión.

Desde el punto de vista literario no es, digamos, una gran obra. Se trata, en efecto, de una serie de aventuras en todo el sentido de la expresión. Básicamente presenta personajes, escenarios y situaciones entretenidas a lo largo de la historia, y deben disfrutarse como tal.

De cualquier manera, se trata de una buena novela de viajes y experiencias emocionantes.

Día 6: Uno de un Nobel.

Ensayo sobre la ceguera. José Saramago.

Creo que es el único libro de un ganador del premio Nobel que he leído. Al principio, me costó mucho agarrar la forma de escribir de Saramago ya que él no usa guiones de diálogo para, por supuesto, los diálogos, y además escribe párrafos enteros continuos casi sin puntos y aparte, y a veces incluso un solo párrafo ocupa varias páginas. Es un estilo raro, al menos para mí, pero al rato de leer uno se acostumbra.

Sobre la novela, me gustó bastante pues aunque no se trata de una novela de ciencia ficción, está bastante cerca de serlo.

La historia trata sobre una ciudad no determinada (recurrente en la obra de Saramago) donde de repente un día ocurre como una epidemia de ceguera. Las personas, sin explicación alguna, comienzan a quedar ciegas. Algo interesante de la historia es que en este caso no se trata de una ceguera “negra”, sino que todo el mundo ve “blanco”. Como una gran mancha blanca y brillante a su alrededor, incluso cuando duermen.

El asunto es que a quienes van experimentando la ceguera los llevan a un hospital para ponerlos en cuarentena, y allí los diferentes personajes de la novela se encuentran y se narran todos los sufrimientos y pesares de esa clase de vida, ciegos y confinados a un espacio cerrado, sin servicios, sin supervisión, abandonados a su suerte.

En medio de ese escenario (Saramago logra magistralmente, describir y plasmar el horror de vivir en esa situación) hay una mujer que a diferencia del resto del mundo, puede ver. Aunque los demás no lo saben.

Bueno, lo dejo hasta allí para no contar toda la novela…

Quizá lo que le falta a esta novela para ser ciencia ficción, es una explicación lógica del por qué de la epidemia. De cualquier manera, me pareció una excelente obra.

Día 7: Uno muy divertido.

Los clanes de la luna alfana. Philip K. Dick.

Cuando se trata de Philip K. Dick, mis comentarios puede que no sean muy imparciales ya que me fascina toda su obra y su estilo. Cualquiera que conozca las novelas de Dick sabrá que casi siempre se tratan de historias profundas y muy bien escritas, pero además, es común encontrar relatos bastante extraños, locos y raros. Con “Los clanes de la luna alfana” Dick desarrolla una historia sin duda alguna, muy divertida.

La trama va algo así: En el sistema alfano (Alfa Centauri) se establece en una de sus lunas un asentamiento de pacientes mentales. Debido a una guerra entre la Tierra y los nativos del sistema alfano, los pacientes mentales quedan aislados en dicha luna y con el tiempo desarrollan, digamos, una “sociedad”, pero en grupos o “clanes” según sus patologías mentales. Así, los clanes que se forman son: los pares (paranóicos), los mans (maníacos), los esquizos, los ob-com (obsesivos-compulsivos) y los hebes (hebefrénicos). Dentro de lo que se puede, todos ellos viven tranquilos en sus comunidades, pero cuando la Tierra se interesa de nuevo en ellos y desean regresarlos a instituciones mentales, ellos deciden luchar para evitarlo.

En medio de todo esto, el protagonista Chuck Ritterford, un empleado de la CIA dedicado a programar Simulacros (los robots de Dick, o algo así), se acaba de divorciar de su esposa, una mujer cruel y obsesiva, y sumido en la depresión, decide asesinarla antes que suicidarse. Para ello, trama un plan bastante complicado que implica usar el Simulacro como asesino, que manejaría remótamente desde la Tierra mientras su ex-esposa se encuentra en una misión a la luna alfana.

Como cabría esperarse, el conflicto entre la Tierra y los alfanos se complica, y con ello el plan de Chuck para asesinar a su ex-esposa. De allí en adelante ocurren una cantidad de sucesos que en mi opinión son muy divertidos.

Algo genial de la novela es cómo Philip K. Dick desarrolla los personajes que forman parte de los clanes, y que por supuesto, cada uno piensa, habla y actúa según su patología.

Otra cosa que me pareció extremadamente divertida fue el personaje de Lord Running Clam, un Hongo Gaseoso de Ganímedes (?!), vecino de Chuck, capaz de leer los pensamientos y de colarse a las habitaciones por el fino espacio que existe entre los pisos y las puertas.

En fin, si búscan una historia divertida, curiosa e interesante, no duden en leer “Los clanes de la luna alfana”, del Maestro Philip K. Dick.

Día 8: Uno para leer por fragmentos.

Guía de la Biblia, Antiguo / Nuevo Testamento. Isaac Asimov.

¿Por qué para leer por fragmentos? Pues porque, además de que se trata de dos libros como de quinientas páginas cada uno, en estas obras Isaac Asimov va analizando la Biblia versículo a versículo, y describiendo el contexto histórico de lo que se menciona en cada uno, indagando sobre la ubicación geográfica de los lugares que son nombrados, e incluso, especulando sobre la existencia o no de los personajes que aparecen en la Biblia.

Como es bien sabido, además de escritor de Ciencia Ficción, Isaac Asimov fue un muy buen divugador científico. De hecho, la mayoría de sus libros publicados fueron de divulgación, y entre ellos, los temas históricos forman parte importante. En estos libros, Asimov explora la Biblia desde una perspectiva científica muy interesante, contrastando lugares, fechas, personajes y eventos bíblicos.

Yo no soy una persona religiosa, mucho menos católico. Sin embargo, el tema de la religión y el por qué la gente es creyente siempre me ha resultado interesante. Estos libros ofrecen un análisis digamos equilibrado y científico del tema, y teniendo en cuenta el talento que tenia Asimov para explicar temas trascendentales de una manera muy sencilla, pues estos libros sirven, efectivamente, como una Guía para la Biblia, sobre todo si no te conformas simplemente con leer y creer la original.

Amén.

Día 9: Uno con una excelente versión cinematográfica.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Philip K. Dick.

De nuevo, Philip K. Dick. A decir verdad, Blade Runner más que una versión, se trata de una película “basada” o “inspirada” en la novela mencionada. Sin embargo, la película en sí misma es excelente, y si esa fuera la verdadera versión que Dick habría escrito, tendría tantos méritos como lo tiene la novela original.

En la novela, Rick Deckard es un policía encargado de cazar “andrillos” o androides que se encuentran en la Tierra infiltrados entre los humanos. En ese sentido, la película mantiene la premisa, aunque usa el término “replicante” para referirse a los robots esclavos que vienen de las colonias espaciales. En la novela la Tierra se encuentra altamente contaminada debido a una reciente guerra atómica, y los seres vivos en general son una rareza, por así decirlo. Sobre todo los animales. Tener una mascota “real” es uno de los más grandes lujos que una persona puede tener. Deckard, para reponer a su oveja real que murió de tétanos, adquiere una oveja eléctrica que tiene la misma apariencia, con el fin de tratar de mantener su estátus. Nada de esto aparece, por supuesto, en la película.

Otro aspecto fundamental de la novela es el Transmisor de Ondas Penfield, que es un aparato al cual los humanos deben conectarse para “sentir”. La empatía, la felicidad, entre otras, deben ser administradas a través del aparato. En este sentido, la novela presenta a los humanos deshumanizados, y en cambio los androides se muestran más humanos que los humanos. Esa es una de las características recurrentes en la obra de Dick: La naturaleza humana, y el significado del ser humano.

En la película se toca un poco este aspecto al presentar a los replicantes como seres interesados en conservar su vida, en saber su “fecha de vencimiento” para poder cambiarla. Roy Batty, por ejemplo, es un personaje culto, inteligente, filósofo, y hasta el final, amante de la vida.

Por último, y sin la intención de querer contar toda la novela, otro aspecto fundamental de la obra escrita que no se toca en la película es la religión.

Como en casi toda la obra de Philip K. Dick, la religión es de suma importancia. En el caso de ¿Sueñan los androides…?, se plantea una religión llamada Mercerismo, que involucra los conceptos de resurrección, de revertir la decadencia y la putrefacción (la entropía), y de alcanzar la empatía perdida entre los seres humanos.

En fin, la novela contiene una cantidad de elementos filosóficos que para nada son plasmados en la película, pero sin embargo la historia de Deckard, su relación con los replicantes, con Rachael, las pistas que sugieren que Deckard pueda ser o no un replicante, y por supuesto, la magistral fotografía y ambientación de la película de Ridley Scott, convierten a Blade Runner en una obra maestra del cine, y quizá en la mejor película de ciencia ficción de la historia, al menos en mi opinión.

Día 10: Uno con una pésima versión cinematográfica.

Yo, Robot. Isaac Asimov.

De hecho, puedo pensar en varias películas basadas en libros que han resultado muy malas. Pero, entre todas, esta fue la primera que me vino a la mente. A decir verdad, la película de Yo, Robot me pareció, dentro de lo que se puede, entretenida. Es decir, pude disfrutar el rato viéndola como disfrutaría viendo cualquier otra película de acción similar. Sin embargo, considero que es una pésima versión del libro porque creo que es este caso es el colmo de lo “basado en” o “inspirado en” o, mejor dicho, “tomando apenas unos cuantos elementos, conceptos y personajes que aparecen en el libro y usándolos a su gusto para crear una trama que nada tiene que ver con el libro original”.

El libro de Asimov en realidad es una colección de cuentos. En todos ellos, la protagonista es la Robopsicóloga Dra. Susan Calvin, un personaje que Asimov desarrolló mucho a lo largo de su carrera. La Dra. Calvin es un personaje profundo e interesante, bastante terca, soberbia, y marcada por un evidente odio hacia los hombres y fascinación hacia los robots.

Los cuentos que componen Yo, Robot, aunque pueden leerse independientemente, son presentados en un cierto orden cronológico desde la juventud de la doctora hasta su vejez, y las historias exploran el impacto de las 3 Leyes de la Robótica sobre las situaciones diarias y hasta cotidianas entre los robots y los seres humanos.

La película, por supuesto, no tiene mucho que ver con esos cuentos. El personaje de Calvin aparece representado por la actriz Bridget Moynahan, pero no termina siendo más que la “chica bonita” de la película. Por su parte, el personaje de Will Smith no puede relacionarse con ninguno de los presentes en el libro original, y ni siquiera con el conocido personaje del policía Elijah Baley, también recurrente en la obra de Asimov.

Sin embargo, debo mencionar un aspecto que sí me gustó bastante de la película y que puede que no resulte tan evidente: si recuerdan, al final de la película se revela que quien está controlado a los robots asesinos (para variar), es la computadora, la I.A. de la empresa, y ella asegura que lo está haciendo porque para poder cumplir con la 1era Ley de la Robótica (Un robot no debe dañar a un ser humano, o por inacción, permitir que un ser humano sufra daños), debe esclavizar a la humanidad entera porque es la única manera de que ella misma no se haga daño.

Para quienes conocen la obra de Asimov, esto sin duda les recordará a la “Ley Cero de la Robótica”.

Para quienes no la conozcan, los invito a interesarse por la literatura de Asimov, sobre todo la relacionada con los robots, pues dejó un importante legado que todavía hoy en día sirve como referente tanto en la robótica de la ficción como de la realidad.

Día 11: Uno que lo haya motivado a visitar algún lugar.

Ringu (The Ring). Koji Suzuki.

¿Extraña opción, no es cierto? Voy a explicar el por qué. Este libro lo leí hace relativamente poco. También, es quizá el primer libro que leo de un autor japonés. No se trata en este caso de un autor occidental o europeo escribiendo una historia que transcurre en Japón. Se trata de una novela que transcurre en Tokio y que está escrita por un japonés. Lo cierto es que Ringu es una obra muy interesante, porque presenta una historia de terror bastante inteligente y hasta científica. Además de eso, la novela está cargada de elementos propios de la cultura japonesa, de sus costumbres y paisajes, lo que la hace todavía más atractiva. Para nada puede compararse con obras clásicas del terror como las de E. A. Poe o Lovecraft, ni con el conocido trabajo de Stephen King. Ringu es un libro que en un primer momento puede resultar extraño porque ofrece una visión diferente del terror, y de la relación entre los seres humanos y lo paranormal.

¿De qué va la trama? Creo no que es necesario que me extienda demasiado en eso pues creo que todo el mundo tiene ya una idea (gracias a las conocidas y bastante buenas versiones cinematográficas): Luego de una serie de muertes extrañas que ocurren en la ciudad de Tokio, el periodista Kazuyuki Asakawa decide investigar lo ocurrido pues uno de los fallecidos era su sobrino. Durante su investigación descubre que las muertes están relacionadas con cierto video misterioso que, al final del mismo, contiene un mensaje que reza: “Tú, que viste este video, morirás de aquí a una semana. Sólo hay una manera de sobrevivir, y esta es…”. El video se interrumpe justo antes de revelar la manera de salvarse, y en consecuencia Asakawa se encuentra presa de la maldición del video, contando con apenas siete días para resolver el misterio. En su carrera por descubrir el origen del video, conoce la trágica y sorprendente historia de una jovencita llamada Sadako Yamamura…

Menciono este libro como uno que me haya motivado a visitar algún lugar porque, tras leerlo, por alguna razón me hizo interesarme mucho más en la cultura japonesa, que siempre he admirado, además de que toda la vida he soñado con viajar a Tokio.

Desde sus primeras páginas este libro me transportó a Japón, a la ciudad de Tokio, y revivió en mí ese sueño de poder conocerla algún día.

Ojalá algún día pueda hacer realidad ese viaje.

Día 12: Una Biografía.

Memorias. Isaac Asimov.

Por supuesto, tenía que ser Asimov. Lo mejor de esta biografía, es que se trata de una autobiografía. Esto significa que durante su lectura podemos ser testigos de primera mano de la modestia y arrogancia característica del Buen Doctor. En efecto, en este libro bastante extenso, Asimov relata completamente la historia de su vida, desde su infancia en Rusia, hasta sus anéctodas como afamado escritor de ciencia ficción y divulgación científica, sus visiones personales sobre la sociedad, la política, la familia, la religión, el sexo, la literatura, la ciencia, y todo un sinfín de temas interesantes.

Hechos curiosos narrados en el libro, por ejemplo, está la historia de que cuando él llego a los EEUU con su familia, su padre montó un kiosko donde vendían revistas. Entre esas revistas estaban las revistas de historietas tipo “pulp”, así como las revistas especializadas de ciencia ficción como Astounding o Amazing Stories. Esos fueron sus primeros acercamientos a la literatura de ciencia ficción. Asimov también cuenta que, como su familia era pobre, él no tenía suficiente dinero para comprar libros, así que él se dijo a sí mismo: ¿Por qué entonces no escribo yo mismo las historias, y así podré releerlos cada vez que quiera? A los 20 años de edad ya se había convertido en un escritor profesional.

Otra anécdota sobre este libro es que cuenta con un epílogo escrito por su esposa Janet, en donde narra en sus propias palabras los últimos momentos de Asimov, cuando éste padecía una enfermedad que en un primer momento señalaron como una afección al corazón asociada a un bypass que le realizaran en su momento. Sin embargo, años después la autobiografía fue reeditada, y Janet modificó el epílogo, revelando que en realidad Asimov murió de SIDA. Fue contagiado con sangre contaminada durante ese bypass, y no fue comentado públicamente en su momento por recomendación de los propios doctores.

Es una pena, pues de no haberse contagiado, seguramente todavía hoy estaría escribiendo incansablemente, maravillándonos con su creatividad, su imaginación y su conocimiento.

Día 13: El primer libro que leyó en su vida.

El Principito. Antoine de Saint-Exupéry.

Supongo que la opción en este caso es El Principito, ya que se trata del libro con el que aprendí a leer. De hecho, mi mamá me enseñó a leer con este libro, aún antes de la escuela. Recuerdo haberlo leído con ella poco a poco, y recuerdo que me gustaban mucho las ilustraciones del libro. Cómo olvidar la boa que se había tragado el elefante (o el sombrero, dependiendo de la edad del lector), o la caja con agujeros en donde estaba el cordero, o los Boababs, o la rosa, o los viajes del Principito por los planetas del Universo. Ahora que lo pienso, parece que el primer libro que leí en mi vida fue un libro de Ciencia Ficción XD.

Después de El Principito, recuerdo haber leído mucho, mucho, mucho a Mafalda. Tanto que llegué a aprenderme los cuadritos de memoria. Creo, inclusive, que las lecturas de Mafalda influyeron después en mi manera de ver e interpretar el mundo y la sociedad.

Y es que, como dijo Mafalda una noche que miraba el cielo estrellado, sumida en reflexiones sobre los “Platillos Voladores”: Habiendo mundos más desarrollados, ¡Tuve yo que nacer en éste!

Día 14: Uno que haya odiado y hoy admira.

La Divina Comedia. Dante Alighieri.

Este fue uno de los libros que me mandaron a leer en bachillerato, y como casi todos los libros que mandan a leer en bachillerato, pues en su momento lo odié. (Como odié a Casas Muertas, Cien Años de Soledad, El Quijote, La Odisea, La Ilíada, etc etc etc. La única novela de la escuela que recuerdo haber leído completa fue Robinson Crusoe. Por supuesto, mi opinión sobre esas obras ha cambiado con el tiempo).

Apenas leí unos cuantos capítulos. Recuerdo que me costaba mucho el lenguaje, y sólo ver un libro tan grueso y de letra tan pequeñita me daba fastidio.

La obra, como todos saben, narra la travesía del autor, junto con Virgilio, por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

Hoy en día, aunque no lo he leído completo, me parece una obra admirable, por el mundo creado en sus páginas, por los escenarios, los pasajes y los personajes. Además, cuando escuchamos la palabra “Dantesca”, pues sabemos exactamente a qué se refiere.

Día 15: Uno que haya amado hace muchos años y del que hoy reniega.

Muchas vidas, muchos sabios. Brian Weiss.

No solo reniego, sino que me avergüenzo. Se trata de otro libro de mi adolescencia crédula cuando todavía no había estudiado Física y mi visión del mundo y del universo no había cambiado por completo. Leí este libro porque alguien se lo prestó a mi papá y me dijo: léelo, trata sobre muertos o cosas así. En realidad, el libro trata sobre una serie de “investigaciones” del Dr. Brian Weiss sobre la reencarnación, valiéndose de la hipnosis para explorar las supuestas vidas pasadas de sus pacientes. El libro es entretenido, si se lee como una historia de ficción. Sobre todo ese rollo de la hipnosis y sobre cómo ésta puede servir como evidencia para demostrar la existencia de la reencarnación y las vidas pasadas, pues en su momento, ingenuo yo, me pareció muy científico y creíble.

Hoy en día, ni siquiera me pasaría por la mente leerlo. Ni visitar esa sección de las librerías en donde colocan esa clase de libros XD.

Día 16: Uno ruso que sí haya leído.

Lo mejor de la Ciencia Ficción Rusa – Editorial Bruguera.

Se trata de una excelente antología de cuentos de Ciencia Ficción rusa, que van desde obras de finales del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX. En los cuentos se destaca un alto nivel literario y también una gran atención a los detalles científicos, propios de aquella sociedad de la Unión Soviética en donde se enarbolaba con orgullo el desarrollo técnico e industrial de la gigantesca nación. Entre los autores que aparecen en la antología se encuentran Vladimir Dudincev, A. Dneprov, Viktor Saparin, Arcadij y Boris Strugackij, Valentina Zuravleva y Ivan Efremov.

Me he dado cuenta también que, entre quienes han leído este libro, siempre destacan el cuento “Los cangrejos caminan sobre la isla” de A. Dneprov como uno de los mejores cuentos del libro. Y creo que coincido con ellos.

Este libro resulta muy interesante ya que nos ofrece una Ciencia Ficción bien propia de la cultura soviética del momento, de gran calidad, con estilos y particularidades bien definidas, y desvinculada totalmente de la Ciencia Ficción tradicionalmente cultivada en los EEUU.

Se trata de un libro difícil de conseguir en la actualidad, pero a cualquiera interesado en la obra universal de la Ciencia Ficción, resulta de adquisición obligatoria.

Día 17: Uno de este año.

Las peripecias inéditas de Teofilus Jones.

En este caso, voy a entender el reto como uno “publicado” en este año, o mejor dicho, uno publicado reciéntemente. Se trata de la novela del escritor venezolano Fedosy Santaella. La novela, con todos sus méritos, puede considerarse sin duda una ucronía distópica. La historia narra las aventuras de un policía corrupto que trabaja para un ministerio de algun país indeterminado pero que todos podemos inferir de cual se trata. La novela, como es de esperarse, está cargada de alusiones políticas y sociales de las cuales no voy a comentar al respecto (más allá de que sin duda ellas ayudaron mucho a la eventual publicación de la novela, dadas las circunstancias y el contexto), pero sí me parece importante mencionar que dentro de la narrativa venezolana, una novela de estas características puede resultar bastante fuera de lo común, y especialmente por eso me gustó la obra.

Quizá, el libro tiene un par de capítulos que resultan innecesarios, y sobre todo me pareció que el final fue demasiado abrupto, aunque por como terminan las cosas, me parece que el autor lo hizo con toda la intención de escribir una, o varias, continuaciones a la historia.

Para quienes gusten de las ucronías y las distopías, “Las peripecias inéditas de Teofilus Jones” representa una alternativa criolla bastante interesante.

Día 18: El que más veces ha leído.

Dune. Frank Herbert.

“No importa cuán exótica se vuelva la civilización humana, no importa el desarrollo de la vida y la sociedad ni la complejidad de las relaciones máquina/hombre; sea como sea, siempre se producen interludios de solitario poder durante los cuales el curso de la humanidad, el auténtico futuro de la humanidad, depende de las acciones relativamente simples de una sola individualidad” – Del Libro Santo Tleilaxu. El Mesías de Dune.

Después de su lectura la primera vez, Dune se convirtió en algo así como una Biblia para mí. No es que lo haya leído completo repetidas veces, sino que constantemente recurro al libro, a reseñas, análisis, o a los cortos epígrafes que inician cada capítulo, para releer y experimentar una y otra vez esa maravilla de libro que, sin duda alguna, es la clase de novela que a mí me gustaría haber escrito. ¡Cochina envidia!

Resulta imposible describir el libro en pocas líneas, pues se trata de una historia épica sobre ecología, política, religión, liderazgo, mesianísmo, amor, guerra, traiciones, muerte, complots, planes dentro de planes dentro de planes y gusanos de arena.

A ver si me sale un resumen: En un futuro muy lejano la humanidad a conquistado los planetas y la sociedad se ha conformado en un Imperio Galáctico gracias a la posibilidad del viaje a través del “hiperespacio”. Ya que es posible viajar entre planetas con relativa facilidad, es posible el comercio entre esos planetas, y por lo tanto, puede sostenerse la civilización. Sin embargo, ese viaje espacial sólo es posible gracias a la existencia de la “especia”. Una droga única en el universo que le permite a los “Navegantes” de las naves espaciales predecir el futuro a corto plazo, y por lo tanto, encontrar rutas seguras de navegación por el hiperespacio. El problema reside en que la especia se produce en un solo planeta de toda la galaxia: el planeta desértico Arrakis, también llamado Dune. Quien controle a Dune, controla la especia, y quien controle a la especia, controla la civilización humana.

Políticamente, el Imperio está conformado en “Casas”, dirigidas cada una de ellas por Duques. La Casa Harkonnen, dirigida por el malvado Barón Vladimir Harkonnen, ostentó el control de Dune durante años, pero debido a decisiones políticas del Emperador, el Barón es retirado de su cargo y en su lugar se envía al Duque Leto Atreides, regente de la Casa Atreides, a ser el nuevo administrador de Dune. A partir de ese momento, las rivalidades políticas por el control de la especia entre las dos Casas históricamente enemigas formarán parte fundamental de la historia.

Mientras tanto, Paul Atreides, hijo adolescente del Duque Leto -y principal protagonista de la historia-, cambiará su vida por completo al dejar atrás su planeta natal Caladán, para vivir en Dune.

La llegada de Paul a Dune alerta desde un principio a los habitantes nativos del planeta Dune, los Fremen. Dune es un planeta desértico por completo, y prácticamente no existe agua en él. Los Fremen, a través de los años, aprendieron a vivir bajo la dura enseñanza del desierto, y a sobrevivir apreciando el agua, recuperándola inclusive de sus propios muertos. También, aprendieron a adorar a Shai Hulud, los gigantescos Gusanos de Arena que dominan el desierto y que de hecho, son responsables de la producción de la especia.

Entre la cultura ancestral de los Fremen, existía entonces la profecía del Mesías que llegaría de las estrellas a salvar al pueblo Fremen de la opresión, y que además ayudaría a convertir a Dune en un jardín, abundante de plantas y agua.

Pero resulta que el origen de esta profecía está asociada a un institución religiosa llamada la Bene Gesserit, conformada sólamente por mujeres, que durante miles de años han instaurado en la galaxia un cuidadoso programa genético y de reproducción controlada, con el único fin de producir un Bene Gesserit Macho, el Kwisatz Haderach, el ser humano perfecto capaz de estar en todos los lugares a la vez, capaz de predecir el futuro a voluntad, y capaz de tener control total sobre Dune, sobre los Gusanos de Arena, sobre la especia, sobre las Casas y sobre el Emperador.

Los ojos del universo entero se posan entonces en Dune, y en la figura de Paul Atreides que, poco a poco empezará a conocer los poderes de la especia, la grandeza de los Fremen, los juegos y las traiciones de la política y la religión, las maravillas de la ecología, hasta convertirse en un lider, en un mesías, y en el Kwisatz Haderach rebelde que desafió a todos los poderes y luchó por sus propias convicciones, y por amor.

Bueno… Digamos que por allí va la historia XD.

En realidad, se me escapan un millón de cosas. Y no estoy incluyendo la trama de los 5 libros restantes que conforman la Saga escrita por Frank Herbert. En realidad, los mejores son los tres primeros: Dune, Mesías de Dune, Hijos de Dune. Los tres siguientes pierden un poco la grandeza del Dune original y la trama se enrevesa demasiado. Peor aún, debido a su muerte Frank Herbert dejó el último libro de la Saga: Casa Capitular Dune, inconcluso.

Su hijo, Brian Herbert, junto con el escritor Kevin Anderson, se atrevieron a escribir la conclusión de la Saga (en dos tomos: Cazadores de Dune y Gusanos de Arena de Dune) supuestamente partiendo de notas, borradores y conversaciones que él sostuvo con su padre sobre cómo pretendía finalizar la historia. Lamentablemente, Brian Herbert no heredó el talento de su padre para la literatura, realmente, y sus novelas apenas pueden compararse en calidad y complejidad con las de Frank Herbert.

Bien, mejor lo dejo hasta acá, porque si se trata de Dune, como pueden ver podría estar todo el día escribiendo.

Día 19: Uno que lo haya sorprendido por bueno.

Ubik, Philip K. Dick.

En realidad, tratándose de Philip K. Dick, no podría esperar menos. Pero en el caso de Ubik, sucedió que me costó mucho encontrar el libro para leerlo. Ya me habían comentado muchas veces sobre él, y siempre había tenido la duda de qué significaba Ubik. Cuando finalmente lo compré, lo leí inmediatamente, y sabía que sería bueno, pero no me imaginé que me gustaría tanto en realidad. En mi opinión, Ubik es una novela EXTRAORDINARIA.

En este caso voy a hacer trampa, y voy a recurrir a la Wikipedia para el resumen (tengo diligencias que hacer y me levanté tarde):

“El arruinado Joe Chip viaja a la Luna con su jefe Glenn Runciter —cuya difunta esposa se mantiene artificialmente en un estado llamado semivida— y un pequeño grupo de antipsíquicos para solucionar los problemas que sufre una empresa con algunos telépatas infiltrados. Allí caen en una trampa en la que muere Runciter. A la vuelta del grupo a la Tierra, una extraña regresión parece afectar a la realidad, y tras encontrar varios mensajes de su jefe en los lugares más imprevisibles, Chip comienza a sospechar que quizá el muerto no sea aquél, o que quizá todo sea obra de una nueva agente con extraños poderes; o que tal vez, inexplicablemente, lo que les sucede no sea más que el producto de un gigantesco engaño. Sus compañeros comienzan a morir uno a uno, y la única solución para escapar del embrollo parece ser un extraño producto: el ubik.”

En esta novela Philip Dick recurre, como es frecuente, a cuestionar y alterar el concepto de la realidad, y la manera como los seres humanos percibimos el mundo en el que vivimos. Por supuesto, el tema de la omnipresencia y la omnipotencia del ubik también es propio de la literatura de Dick, siempre cargada de temas religiosos, pero en este caso se presenta de una manera magistralmente extraña y misteriosa.

Ubik: la inmortalidad en una lata de spray.
P.D: Esta nota está especialmente dedicada a Juan Raffo :P

Día 20: Uno que lo haya sorprendido por malo.

Capricornio Uno. Ron Goulart.

Ni siquiera recuerdo cómo llegó este libro a mis manos. Lo único que recuerdo que es es un libro muy, muy muy malo. Tiempo después de leerlo, me enteré de que este libro es una novelización de una película de 1977 que lleva el mismo nombre. No he visto la película, pero como generalmente las películas resultan peores que el libro, no quiero imaginarme cómo será ésta.

El libro narra la aventura del Capricornio Uno, la primera misión tripulada a Marte. Durante el lanzamiento, ocurren problemas con la nave y el lanzamiento se cancela, pero ya que el Gobierno de los EEUU no quiere que el programa espacial se detenga, hacen todo los preparativos para “simular” la misión y transmitirla por televisión como si en realidad estuviese ocurriendo. Utilizan unas instalaciones en el desierto para simular a Marte, y chantajean a los astronautas para que mantengan la farsa.

Ni siquiera recuerdo cómo termina la novela, sólo sé que es muy mala, por las situaciones absurdas, por los personajes trillados, por la terrible narración, en fin…

Quizá debería darle una oportunidad a la película, de repente me sorprenda… por mala.

Día 21: Uno de cuentos.

El Hombre Ilustrado. Ray Bradbury.

Hace tiempo no me gustaba mucho la literatura de Ray Bradbury, pero con el tiempo y con lecturas detalladas he aprendido a reconocer el valor de su trabajo, de su prosa y de su imaginación. Hoy en día lo respeto como el maestro que es.

Este reto plantea un libro de cuentos que no sea antología. Se me hace difícil entender el asunto pero en vista de esto, creo que El Hombre Ilustrado es una buena elección. Y es que, al final, se trata de una recopilación de cuentos, pero lo interesante es que estos cuentos estan de alguna manera relacionados unos con otros a gracias a un vagabundo que tiene todo el cuerpo lleno de “ilustraciones”, o tatuajes vivientes que van contando una historia. En general, los relatos narran las amezanas de la tecnología sobre la humanidad, por supuesto siempre recurriendo a la prosa casi poética de Bradbury, llena de imágenes, metáforas, y nostalgia.

Así como Crónicas Marcianas y Farenheit 451, El Hombre Ilustrado es un libro excelente para iniciarse en el estilo y la ficción de Ray Bradbury.

Día 22: Uno de poemas.

Esta día lo tengo fácil: No leo poesía. Nunca. No me gusta.

Será hasta mañana, entonces…

Día 23: Uno que le gustaría volver a leer en su vejez.

La Fundación. Isaac Asimov.

La Fundación fue la primera Gran Saga que leí. Tendría tal vez unos doce o catorce años cuando llegó a mis manos, y sin duda fue una de las obras que determinó mi predilección por la Ciencia Ficción. Me gustaría volver a leerla en mi vejez, porque estoy seguro que en ese entonces y a pesar del tiempo pasado, lo disfrutaré y me maravillaré tanto como lo hice la primera vez.

La Fundación narra la historia de la humanidad miles de años en el futuro, como habría de imaginarse, establecida en una forma de gobierno imperial llamado el Imperio Galáctico. En ese contexto, un científico llamado Hari Seldon desarrolla una ciencia llamada la Psicohistoria, que básicamente se trata de una matemática capaz de predecir el futuro a gran escala. Con la psicohistoria no es posible predecir el futuro de una persona en particular, pero sí es posible determinar los sucesos futuros de toda una civilización conformada por cientos de millones de seres humanos. Estudiando la psicohistoria, Hari Seldon determina a partir de sus ecuaciones que el Imperio Galáctico se sumirá en un período de decadencia y desestabilización de 30.000 años, pero afirma que manipulando los sucesos del presente en su debido momento, podría reducirse ese período a 1.000 años y minimizar el sufrimiento de la humanidad y la pérdida del conocimiento colectivo. Para lograrlo, debe crearse la Fundación y elaborar la Enciclopedia Galáctica, como única posibilidad de salvar la civilización humana…

Una de las cosas más atractivas de este libro es su rigurosidad científica. Aún en un contexto que está muy lejos de ser la civilización que conocemos, todo lo planteado en la saga tiene mucho sentido, y aún cuando pueden existir unas cuantas imprecisiones tecnológicas, sin duda es una historia sorprendente, lógica y muy bien elaborada.

Como nota adicional, Asimov señaló en su oportunidad que para escribir La Fundación, simplemente extrapoló y situó en el futuro la historia del ascenso y la caída del imperio romano. También, se inspiró, para crear el concepto de la psicohistoria, en la Ley de los Gases Ideales, en donde se establece que, para un gas, no se puede predecir el comportamiento individual de cada molécula que lo compone, pero sí se puede obtener una relación que describa el comportamiento total y colectivo del gas.

La Fundación es el tipo de novela que demuestra que la Ciencia Ficción, de hecho, no se trata necesariamente sobre humanos en el futuro ni sobre hechos alejados de toda realidad. Más bien, es un género que habla seriamente de nosotros, de nuestra sociedad y nuestro presente, de nuestro conocimiento, nuestra tecnología y nuestra condición en la naturaleza y el universo…

Día 24: Uno que no le prestaría a nadie.

Forastero en Tierra Extraña. Robert A. Heinlein.

¿Por qué no se lo prestaría a nadie? En primer lugar, porque fue un libro que me costó muchísimo encontrar. De hecho, fue más bien la casualidad la que lo puso en mis manos. Después de tener años buscándolo y queriéndolo leer, una vez pasé por la Librería Suma de Sabana Grande (en su momento llegaron a tener bastantes libros de Ciencia Ficción en un estante al fondo de la librería) y tras revisar la sección de Ciencia Ficción y tomar creo que un par de libros, me fui a la caja a pagarlos, y justo cuando estoy pagando miro a mi izquierda a uno de esos estantes giratorios que tienen libros “surtidos” y en uno de los niveles, casi que escondido, había un único volúmen de Forastero, de hecho, de la misma edición de la que pongo en la foto. Es decir, la edición completa no censurada que fue publicada posteriormente a su publicación original.

En segundo lugar, no lo prestaría porque, lamentablemente, no sé si esa edición, o mi copia en particular, salió medio mala y se le comenzaron a desprender las páginas.

En tercer lugar, porque fue una de las novelas que ha marcado mi vida y me ha hecho reflexionar mucho sobre el mundo, la sociedad y las relaciones entre los seres humanos.

Esta es otra novela de la que podría estar toda la mañana escribiendo, razón por la cual voy a hacer trampa y fusilar a la Wiki:

“La primera expedición al planeta Marte fue un fracaso. Se enviaron 4 matrimonios, perfectamente compatibles entre ellos, con la misión de colonizar el planeta. Sin embargo, al poco de llegar todos ellos estaban muertos. Cuando la Envoy es enviada 18 años después al planeta rojo para averiguar lo ocurrido encuentra supervivientes. Pero no uno de los exploradores originales, sino el fruto de una unión adúltera. Cuando Michael Smith es llevado a la Tierra prácticamente no entiende nada. Su universo, su forma de ver las cosas es completamente marciano, pero se encuentra en medio de un medio abrumadoramente extraño, víctima de una conspiración que no entiende. Por una parte es más que millonario, por la otra, y en virtud de una absurda norma legal, la resolución Larkin, él mismo es dueño del planeta Marte. Cuando llega a la Tierra, Michael es encerrado en un hospital militar, donde está sometido a férrea vigilancia. Sin embargo, un periodista curioso, Ben Caxton, convence a Jillian Boardman (quien trabaja como enfermera en el hospital) para que le ayude. Cuando Ben desaparece (engullido por la conspiración), Jill decide llevar a Michael al único sitio en el que le pueden ayudar: la casa de Jubal Harshaw. Jubal Harshaw es un escritor de unos 60 años, parcialmente retirado, que vive en una casa grande con tres jovencitas que actúan como secretarias, y un par de muchachos que le hacen las tareas más duras de mantenimiento. Es un hedonista que tiene suficiente dinero para no preocuparse de él, y un individualista convencido. Además es abogado y médico, lo que lo hace una persona difícilmente atropellable. Harshaw se encuentra con la patata caliente en las manos y hace lo posible por desactivar el complot. Consigue crear una conferencia de alcance mundial, donde el Hombre de Marte es presentado en sociedad, y allí se asegura de desactivar el poder que podría perjudicar al chico. Y aquí, donde podría acabar el libro es donde comienzan sus problemas.

Michael quiere enseñar a la humanidad que las cosas que él puede hacer no son nada extrañas, que cualquiera puede hacerlas con el adecuado entrenamiento. Después de varias vicisitudes descubre que la gente no lo aceptará, a no ser que lo disfrace de algo conocido. Y crea una religión. Esta religión no cree en la propiedad personal, sino en la del grupo, y esto se extiende a todo (incluyendo las relaciones sexuales). Esto escandaliza al resto de iglesias del mundo, que deciden acabar con él. Pero desmaterializarse no es realmente un problema para Michael, ya que como él dice “es sólo sacar a un jugador fuera del terreno de juego”. Por lo tanto, cuando es ejecutado públicamente por una multitud enfurecida, es sólo otro principio.”

A decir verdad, esta es una muy buena reseña del argumento.

En su primera edición, se suprimieron muchas páginas de la historia porque al parecer, para la época (1961) la novela resultaba demasiado controversial y liberal, sobre todo teniendo en cuenta la multitud de temas sobre la sexualidad, la religión y la política. La edición completa, la que yo leí, se publicó en 1991.

En la obra de Robert Heinlein es común encontrar personajes y situaciones que cuestionen las costumbres culturales, sociales y sexuales, y de hecho, en la mayoría de sus novelas, por ejemplo, se presentan sociedades en donde la poligamia es completamente legal y normal, y las mujeres participan y disfrutan de la sexualidad tan abiertamente como se asocia a los hombres.

Debido a sus características, Forastero en Tierra Extraña llegó a convertirse, en su momento, en un libro de culto para el movimiento hippie y para quienes practicaban (o practican) la libre sexualidad, el poliamor o cualquiera de sus variantes.

Inclusive, en 1968 un sujeto de nombre Tim Zell fundó una religión llamada “La Iglesia de Todos los Mundos”, inspirada totalmente en la descrita en la novela de Heinlein.

A pesar del tiempo que ha pasado desde la publicación de esta novela, considero que todavía se mantiene actual (a diferencia de muchas otras obras de Heinlein) e inclusive, me atrevo a pensar que la sociedad progresivamente está tendiendo a esa que él plasmó en Forastero.

No estoy seguro si eso será bueno o malo, pero por alguna razón, creo que no me molestaría llevar la clase de vida que Jubal Harshaw, o el propio Michael Smith, llevaban en la novela ;)

Día 25: Uno para aprender a perder.

Flores para Algernón, Daniel Keyes.

Este es, tal vez, el único libro que me ha hecho llorar. Es un libro genial, maravilloso, y sobre todo, muy triste. Pensé en este libro como uno “para aprender a perder”, porque en el libro, Charlie Gordon, el protagonista, puede decirse que pasa de no tener nada, a tenerlo todo (al menos, intelectualmente), para después perderlo de la manera más triste y dura que él mismo podía imaginar.

La novela cuenta la historia, como ya dije, de Charlie Gordon, un muchacho de 32 años de edad que sufre de retraso mental. Narrada en primera persona y através de un “informe de progresos”, algo así como un diario personal de Charlie, somos testigos de la vida y pensamientos de Charlie, mientras es sometido a una operación especial que promete triplicar su inteligencia, tras el éxito obtenido al realizar la misma operación a un ratón llamado Algernón.

En efecto, la operación es un éxito y progresivamente Charlie va aumentando sus facultades intelectuales, hasta convertirse en un genio más brillante que cualquier otro ser humano.

Lo interesante es ver cómo la percepción de Charlie sobre el mundo y las personas que lo rodean va cambiando a medida que aumenta su inteligencia. A quienes creyó sus amigos cuando era retrasado, se da cuenta eventualmente que sólo lo compadecían y se burlaban de él. Cuando se convierte en un genio, aquellos que lo subestimaban terminan temiéndole y rechazándolo.

Charlie pasa de ser un niño inocente, a un ser humano atormentado por las duras realidades de las relaciones humanas, el odio, el amor, y la inteligencia.

Pero debido a efectos no previsto de la operación y el tratamiento, Charlie determina que perderá todo lo aprendido, y regresará a su estado inicial, si no peor, y siendo totalmente consciente de ello.

Esta novela, ganadora en 1959 del Premio Hugo y entregado al autor por el mismísimo Isaac Asimov, nos habla mucho sobre lo dura que puede ser la ignorancia, pero que al mismo tiempo, no existe mucha diferencia entre ella y la excesiva inteligencia.

También, nos enseña que es verdad cuando dicen que, no se sabe lo que se tiene, hasta que se pierde.

A todo el mundo le recomiendo esta novela, y si después de terminarla no hechan, al menos, una lagrimita, entonces están muertos por dentro y no merecen llamarse humanos.

Día 26: Uno que asocie con la música que le guste.

Neuromante, William Gibson.

Mis preferencias musicales giran casi todas alrededor del Rock. Tengo variedad de gustos, y soy capaz de disfrutar desde los clásicos como The Beatles, Queen o Pink Floyd, hasta el trash metal podrido de Brujería, pasando por los grandes y más conocidos como Pantera, Metallica o Megadeth. Pensando en qué libros puedo asociar a la música que escucho, inmediatamente me vino a la mente el Ciberpunk. Por alguna razón, me parece que una buena banda sonora para una historia ciberpunk sería, por ejemplo, el tecno-industrial de Rammstein.

Por lo tanto, si he de comentar alguna obra de ciberpunk, pues no existe mejor elección que Neuromante, o lo que es lo mismo, la Madre de las novelas ciberpunk.

La historia presenta un futuro distópico en donde las computadoras, la red y las corporaciones gobiernan el mundo. Case, el protagonista, es un “vaquero del teclado”, lo que hoy en día conocemos como hacker. Tras intentar robar dinero de sus jefes, Case es sometido a una droga que inhibe su habilidad de conectarse a la “matriz”. En su búsqueda por encontrar una cura a su condición, conocerá a una serie de personajes y vivirá situaciones de intriga y aventura entre el mundo real y el mundo virtual, que lo llevarán a descubrir los secretos tras las inteligencias artificiales Wintermute, y Neuromante.

Esta novela dio inicio a una nueva manera de escribir Ciencia Ficción. Hasta el momento, el género había especulado sobre el futuro de la colonización del espacio, los viajes en el tiempo y las civilizaciones extraterrestres, pero con Neuromante, William Gibson volcó la atención hacia ese mundo de las redes de computadoras y la realidad virtual, algo mucho más parecido a lo que realmente ocurriría con la humanidad eventualmente.

Después de leer Neuromancer, me volví fanático de Gibson y de su estilo. Ha sido, sin duda, una de las grandes influencias en mi propia literatura.

Día 27: Uno que le regalaron y no le gustó.

Galactica.

Este libro ni siquiera tiene autor. Se trata de una novelización de la viieja serie de televisión Battlestar Galactica, y hasta donde sé, el libro sirve como capítulo “cero” o algo por el estilo. Nunca he sido fanático de esa serie, ni siquiera de la versión moderna que pasan ahora. De hecho, la versión anterior me parece una copia de Star Wars, tal vez porque hasta donde sé, quien estaba encargado del diseño de las naves y efectos especiales fue el mismo que trabajó en las peliculas de la trilogía original de Star Wars.

La cuestión es que la novela está cargada de todos los clichés típicos de las aventuras espaciales: capitanes de naves, princesas, pilotos que son héroes y galanes, villanos despiadados, cylons,  niños adorables, y si mal no recuerdo, un perro robot. Lo aceptaría si la historia estuviese bien desarrollada como en otras Space Operas, pero en este caso, no me pareció así.

En el libro de Isaac Asimov “Sobre la ciencia ficción”, que reúne artículos y ensayos del autor sobre el oficio y el género, aparece un artículo muy bueno al respecto de Battlestar Galactica que se titula “La respuesta a La Guerra de las Galaxias”. Les recomiendo ese artículo, pues resume con excelentes palabras todo lo mal que yo encontré en la novela Galactica.

Día 28: Uno que lo haya asustado.

Silent Hill, Konami.

Otro día del reto en el que me toca hacer trampa.

La verdad, no soy persona de asustarse con facilidad. Al menos, no con un libro o una película. He disfrutado a E. A. Poe, o a H. P. Lovecraft más con admiración por su calidad literaria que por lo aterradora que pueda ser su obra. Igual me sucede con las películas. De hecho me encantan las películas de terror, pero ya estoy como inmunizado: casi siempre sé cuándo viene la parte del “susto”, y aunque el resto de la gente salte de sus asientos, yo más bien me sonrío. Desde el principio del reto esta premisa me tuvo pensando y pensando. Y pensé mucho, recordando si había algún libro que me haya asustado. Como no lo encontré, decidí recurrir a otro arte, diferente inclusive del cine.

Y es que, en verdad, Silent Hill ha sido el único juego de video, y una de las pocas formas de arte narrativo, que me ha metido unos cuantos sustos.

Silent Hill es una saga de videojuegos que comienza en 1999, y que en la actualidad cuenta con siete juegos en total desarrollados desde esa fecha. Estos son: Silent Hill, Silent Hill 2, Silent Hill 3, Silent Hill: The Room, Silent Hill: Homecoming, Silent Hill: Origins, Silent Hill: Shattered Memories. Dato curioso es que he jugado y ganado todos los que han salido, y a finales de este mes sale el próximo en desarrollo, Silent Hill: Downpour. Por supuesto, no perderé la oportunidad de comprarlo.

Existe también una muy buena adaptación al cine, por supuesto llamada Silent Hill, y actualmente la segunda parte está en producción, Silent Hill: Revelation.

Todos los juegos, por supuesto, giran alrededor de Silent Hill, un pueblo maldito a donde las personas van para enfrentarse a sus horrores internos, o a los horrores de su pasado. Dentro del pueblo, los sentimientos más oscuros de los protagonistas se manifiestan como terribles monstruos. El pueblo, a su vez, alterna entre el Real, un lugar desolado, sumido en una neblina eterna y separado del resto del mundo, y el Silent Hill del Otro Mundo, en donde reina una densa oscuridad,  las paredes se convierten en estructuras de metal que rechinan como si estuvieran vivas, y la sangre todo lo mancha.

Si he de recomendarle alguno, me inclino por Silent Hill 2. En este juego, un sujeto normal llamado James Sunderland recibe una carta de su esposa, muerta desde hace tres años, en donde le dice que se encuentra esperándolo en aquel “lugar especial” que conocieron en Silent Hill. Motivado por la confusión y por la necesidad de saber de qué se trata todo ese misterio, James se dirigie al pueblo para descubrir la verdad, y en el viaje, tendrá que enfrentarse a sus propias pesadillas.

El juego, en especial el segundo, por su ambientación, por su estética, por sus escenas bizarras y retorcidas, por sus logros en musicalización y efectos de sonido (magistralmente logrados por el compositor japonés Akira Yamaoka), resulta, en ocasiones, verdaderamente aterrador.

Sobre todo, si te atreves a jugarlo en la noche y con las luces apagadas.

No es una novela, es cierto, pero tiene todo el valor narrativo y emocional que puede producir una.

Así que si están interesados en conocer un poco más del horror de Silent Hill, les recomiendo que se den un paseo por el pueblo. Pero recuerden: una vez que entren en Silent Hill, no podrán salir…

Día 29: Uno que se haya robado.

Otro día en el que no puedo cumplir con el reto. La verdad, no recuerdo haberme robado nunca un libro. Ni siquiera recuerdo tener libros que me hayan prestado y nunca los haya devuelto. No creo ser capaz de robar un libro.

Sin embargo, para no dejar la entrada tan floja, supongo que puedo comentar cuales libros me robaría.

Por ejemplo, varias veces he ido a Libroria y tenían allí los tomos I y II del Criptonomicón, de Neal Stephenson, y nunca los compré porque no estaba el tercer volúmen. Creo que si los veo ahora, me los robaría así estuvieran incompletos, sólo por no haber aprovechado la oportunidad antes. Supongo que también me robaría algo así como una primera edición de Dune autografiada por Frank Herbert, o de Ubik autografiada por Philip K. Dick… Ahora que lo pienso, creo que un ejemplar así sí sería capaz de robarlo, jejejeje…

Día 30: Uno que pueda salvar vidas.

La Voz de los Muertos, Orson Scott Card.

Supongo que en esta nota debería aparecer algún libro que enseñe a realizar la maniobra Heimlich, o que diga cómo realizar correctamente la resucitación cardio pulmonar, pero como no he leído nunca un libro de ese estilo, me fui por el lado filosófico-literario y escogí el segundo volúmen de la Saga de Ender, La Voz de los Muertos.

La refiero como una novela que pueda salvar vidas porque creo que de toda la saga, es la más reflexiva sobre la naturaleza humana y sobre las relaciones entre diferentes especies, que si bien en el caso de la novela se trata de especies extraterrestres, puede fácilmente aplicarse a nuestra realidad y nuestro día a día, en donde tenemos que convivir con personas que tienen puntos de vista, culturas, posturas políticas y religiosas, diferentes a las de nosotros.

En la novela, Ender Wiggin, también conocido como El Xenocida, se dirige a el planeta Lusitania, en donde ha sido descubierta una especie alienígena inteligente. Llevando consigo a la Reina Colmena (tendrán que leer El Juego de Ender para entender), se establece en el planeta y, mientras intenta resucitar a los Insectores, comienza su influencia sobre la comunidad humana del planeta, así como con los nuevos seres, los Cerdis. Como Portavoz de los Muertos, movimento humanista fundado por el propio Ender tras el Xenocidio de los Insectores, Ender debe hablar sobre la vida de una persona que recién ha muerto, para ayudar a entender a la comunidad sobre el valor de esa persona que murió, y sobre la importancia del respeto, la empatía, el amor y la solidaridad entre humanos y demás especies.

Por la manera como está escrita, por la forma como Orson Scott Card retrata las relaciones entre los personajes, y sobre todo por la construcción de un Ender sabio, bondadoso y casi mesiánico, considero que esta novela, tras una profunda reflexión sobre los temas que trata, puede enseñarnos mucho sobre nosotros mismos, y sobre cómo podemos hacer de este un mundo mejor.

Bueno, ya se acabaron los 30 libros, y los 30 días.

El reto estuvo interesante. Espero poder haber cumplido con las expectativas.

Mientras tanto, sigamos leyendo…

About these ads

2 Responses to El Reto de los 30 Días

  1. Aldo Galindo dice:

    Ronald, he disfrutado mucho leyendo sobre este reto… Obviamente me gustaría asumirlo, y realizarlo desde mi experiencia literaria.

    A medida que iba leyendo tus comentarios, mentalmente iba pensando que libro habría seleccionado yo para cada uno de los días y, a pesar de que tenemos gustos literarios semejantes, ya que ambos somos aficionados a la literatura de ficción científica, me parece que solo concordamos en dos puntos, a saber: El libro “Ensayo sobre la Ceguera” de José Saramago, ya que es el único libro que yo he leído sobre un premio Nobel de literatura; y en segundo lugar, concordamos en que, en mi haber literario, no conservo ningún libro de poesía.

    Saludos,

  2. Gracias Aldo,

    En efecto, realizar este reto es bien interesante. Sobre todo si tratas de hacerlo al pie de la letra, es decir, escribiendo una nota cada día, y de una sola sentada cada una para que salga más espontáneo.
    Si te atreves a realizar el réto, avísame dónde puedo leerlo :)

    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: