Sobre mi novela, todavía en curso.

head-on-laptopNo estoy del todo seguro de la fecha exacta, pero para este momento, ya ha pasado poco más de dos años desde que decidí comenzar a escribir la novela en la que estoy trabajando actualmente (que, por si no lo saben ya, se trata de una novelización de mi cuento Réplica, publicado en el libro del mismo nombre), y por alguna razón sentí que era un buen momento para plasmar unas cuantas palabras sobre lo que ha sido el proceso de escritura de ésta, la que aspira a ser mi primera novela (sea publicada o no).

Si he de resumir la experiencia de algún modo, sólo me vienen a la mente una sucesión de palabras dispersas como: entusiasmo – emoción – intensidad – angustia – inseguridad – desconfianza – vergüenza – entusiasmo – angustia – frustración – emoción – incertidumbre – frustración – emoción – … – …

Aunque, pensándolo bien, tal vez no se tratan de términos tan dispersos, proviniendo de alguien que está tratando de terminar una novela.

Si hablamos de fases o etapas, la primera de ellas me resultó intensa y bastante satisfactoria. Los primeros capítulos, aún en su condición de borradores, me salieron rápidamente y sin mayores problemas. Sabía lo que quería, conocía (o creía conocer) a los personajes, y entendía (o creía entender) lo que iba a ocurrir durante toda la historia.

Luego, a medida que ese pequeño y poco detallado mundo que creé en el relato fue tornándose cada vez más grande y complejo, el proceso de escritura fue haciéndose más lento, más cuidadoso y complicado.

Lo que había comenzado como una explosión de entusiasmo sobre el papel, empezó a perder ímpetu cuando la trama, los personajes, el ambiente, la coherencia y la verosimilitud de la historia empezaron a demandar cautela. ¡Cuidado!, empecé a escuchar en mi cabeza: eso que acabas de escribir no tiene sentido. Contradice lo que escribiste hace dos capítulos. ¡Espera!, regresa sobre ese párrafo y léelo de nuevo: en el contexto de la sociedad que describes, ese suceso es absurdo y ajeno a toda lógica interna. ¿Qué haces? ¿Acaso no te das cuenta que en ese diálogo estás revelando lo que ocurrirá dentro de cuatro o cinco capítulos? ¡Serás tarado! ¡Si nuestro personaje actúa de esa manera, habrás echado por la borda todo lo que escribiste hasta el momento!

Casi un año después de comenzar, sucedió un hecho relacionado con la coherencia de la trama que me obligó a detenerme y regresar a la primera página para reescribir gran parte de lo que ya pensaba listo. Esto me desanimó bastante, y aunque pude (creo yo) recomponer eso que había estado mal desde un principio, afectó profundamente mi motivación y la velocidad con la que venía escribiendo.

A fin de hacer frente a esta desmotivación, decidí dejar en suspenso una serie de capítulos que eran necesarios para continuar la novela, y salté a otro que, en términos de la relevancia de los sucesos que allí ocurren, estaba seguro me ayudarían a seguir escribiendo con fluidez.

Por ese entonces, nació mi primer hijo y, como es de imaginarse, mi vida cambió considerablemente. Por un tiempo, la novela pasó a un segundo o tercer plano, y aunque de cuando en cuando pude escribir, la realidad es que no fue mucho lo que avancé, aunque en mi cabeza nunca dejé de pensar en cuáles eran las escenas y los eventos que debían seguir a partir del punto en el que la había dejado.

Una vez retomé el trabajo literario, lo hice con renovado entusiasmo, quizá porque al dejar la novela a un lado, había olvidado parte de las cosas que había escrito, de modo que la historia lucía fresca y a la espera de muchas cosas interesantes por contar. Aún así, debo confesarlo, no volví a escribir con la misma rapidez con la que lo había hecho al comenzar, tal vez porque ahora era mucho más cuidadoso en cada párrafo y en cada escena que escribía.

Por supuesto, se trata del primer borrador, y si algo he aprendido sobre escribir novelas hasta este momento, es que el primer borrador es eso: un borrador. Entendiendo borrador como un texto que si bien podrá tener 60 o 70 o 100 mil palabras, son palabras que apenas sirven como un esqueleto, una estructura escueta de esa historia que en realidad quieres narrar.

Mi texto, tal y como va, está lleno de notas y de párrafos resaltados que, según mi nomenclatura, exigen revisiones futuras. Pero estas las dejaré para el segundo borrador, pues lo importante, me he dado cuenta, es tratar con todas las fuerzas de no perder ese ímpetu inicial, ya sea uno capaz de escribir 2.000 o 200 palabras al día.

Todo esta experiencia, al menos en mi caso, ha resultado ser un subibaja de emociones, tal cual lo describí al principio de la nota. Un cuento, sin duda alguna, es capaz de ofrecer satisfacciones de una manera más inmediata. Sólo bastan una o dos semanas para tener listo un cuento decente. Pero en el caso de la novela, su extensión y su complejidad, su necesidad de detalles, entre otras cosas, convierten el proceso creativo en un verdadero maratón con obstáculos, y en donde el público que observa la carrera (es decir, mi propia conciencia), por alguna razón todo el tiempo está abucheando al corredor y dudando de sus capacidades, llenándolo de inseguridades.

Sin embargo, he seguido escribiendo.

Con días mejores que otros, superé las 70.000 palabras, y estimo que podré alcanzar mi meta de 100 a 120 mil una vez esté terminada. Pero algo me dice que las alegrías y lo temores y las dudas y todas las emociones que he experimentado seguirán yendo y viniendo como lo hicieron desde el principio.

Tan sólo espero que ellas no sean capaces de derrotarme y me hagan tirar la toalla ahora que estoy mucho más cerca de alcanzar la meta.

Anuncios

5 Responses to Sobre mi novela, todavía en curso.

  1. oscar says:

    Epale, eso es el proceso de la vida, todo tiene su momento. Contunua asi y un dia veras el fina

  2. Alejandro says:

    La creacion de una novela es un proceso complejo que solo puedo imaginarme, me hace recordar los escritos o relatos que han dejado grandes escritores con respecto a la creción de sus obras como Flaubert, Robert Louis Stevenson o icluso R.R. Martin, donde se nota la gran cantidad de esfuerzo y tiempo invertidos, espero algún día seguir tu ejemplo empezando mi propio proyecto ¡Ánimo Ronald!

  3. J.C.Martinez says:

    Amigo, no se si lo que has escrito es real o un relato en si mismo. Pero te diré que escribir no es tan difícil. Solo paraté a imaginar con los ojos cerrados todas las posibilidades que van surgiendo, como te gustaría como si fueses uno de los personajes, imaginaló como en una pelicula, y cuando lo tengas simplemente escribeló, después deja que sea tu mente la que rellene los huecos, la que describa los hechos, y la que seguramente te empuje a seguir escribiendo incluso después de acabar de relatar lo imaginado. Escribir es un juego, no lo veas como un trabajo. Disfruta imaginando cada apalabra igual que cuando ves una película.

    Mucha suerte con tu libro. Quizá algún día ambos leamos el libro del otro.

    • Hola,.

      Gracias por tus palabras.

      En efecto, parte de lo que yo hago al escribir es imaginarme las escenas y la trama como si de una película se tratara. Sin embargo, en mi caso me cuesta a veces avanzar pues estoy muy pendiente de la coherencia interna de la narración, y aunque quisiera plasmar simplemente lo que mi imaginación me va diciendo, la realidad es que uno debe estar siempre pendiente de no cometer errores en la trama. Al menos, yo siempre estoy pendiente de eso.
      Por otro lado, a veces es un asunto de motivación. Hay días en los que me cuesta mucho retomar la narración, otros no tanto. Pero con todo y eso he seguido avanzando poco a poco.
      Me imagino que hay muchos escritores a los que escribir les sale muy fácil. En mi caso no es así, pero lo que sí es cierto es que, con el tiempo, se me ha hecho cada vez más natural.
      Pero sí, hasta cierto punto es como un juego en el que uno no sabe cómo va a terminar hasta que uno lo juega.

      Saludos.

  4. Pingback: Escribir una novela es como integrar una función | >> Código Fuente <<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: